Bandejas para cubitos de hielo

 

Aprenda cómo usar bandejas para cubitos de hielo.

 

Divida un cajón 
Si su cajón de cachivaches es un desorden, ponga una bandeja de plástico para cubitos de hielo como organizador fácil y barato. En un "cubo" puede tener clips; en otro, gomas, y en otro, estampillas. Es otra forma de ordenar su vida.

Organice su mesa de trabajo 
Si busca en su caja de herramientas ese cierre de tamano perfecto que sabe que tiene en alguna parte, aquí está la respuesta a su problema. Una bandeja para cubitos de hielo puede ayudade a organizar y guardar piezas pequenas que necesitará en algún momento, como tornillos, clavos, tuercas y otros artículos de ferretería diminutos.

Conserve partes en secuencia 
Está desarmando su más reciente adquisición de maquetas a escala, compuesta de montones de piezas pequenas y le preocupa no poder unidas de nuevo en la secuencia correcta. Use una bandeja de plástico para cubitos de hielo para mantener las piezas pequenas en el orden correcto hasta que pueda volvedo a armar. Si de verdad quiere ser organizado, marque la secuencia poniendo un número en un trozo de cinta adhesiva en cada hueco. La mitad inferior de un cartón de huevos también funcionará.

Una paleta de pintor 
Su hijo(a), Mary Cassatt o Picasso en ciernes, requiere una paleta para mezclar colores. Una bandeja de plástico para cubos de hielo es el recipiente resistente perfecto para mezclar pequenas cantidades de pinturas y acuarelas.

Congele huevos 
¿Está lleno de huevos que compró en oferta? Congélelos para guisos futuros. Los huevos medianos son del tamano exacto para congelados en bandejas de plástico para cubitos de hielo, con uno en cada casilla. Tras congelados, póngalos en una bolsa de plástico autosellable. Descongele los que necesite.

Congele alimentos en cubos 
Una bandeja para cubitos de hielo es un buen recipiente para congelar cantidades pequenas de muchos alimentos diferentes para usados después. La idea es congelados en los huecos de la bandeja, sacar los cubos congelados y ponedos en una bolsa de plástico autosellable rotulada. Algunas ideas:
- Su jardín rebosa de albahaca, pero su familia no puede comer pesta tan rápido como lo hace. Haga un lote grande de pesta (sin el queso) y congélelo en bandejas para cubitos de hielo. Luego, cuando esté lista para disfrutar de la generosidad del verano en medio del invierno, descongele tantos cubitos como necesite, agregue queso y mezcle con pasta.

- Hay más puré de verduras del que su bebé en crecimiento se comerá en una sentada. Congele el resto en bandejas para una comida futura.

- La receta pide ½ taza de apio picado, pero tiene una cabeza entera de apio y no planea usada pronto. Píquela toda, póngala en una bandeja para cubitos de hielo, agregue un poco de agua y congele. La próxima vez que necesite apio picado, estará a su alcance. Esto funciona igual para cebollas, zanahorias o cualquier otro vegetal que use para guisos y preparaciones por el estilo.

- ¿Siempre tira el perejil que le sobra? Píquelo, póngalo en una bandeja para cubitos de hielo con un poco de agua y congélelo para usarlo en el futUro. Funciona igualmente con otras hierbas de cocina frescas.

- Quedó un poco de sopa de pollo en el fondo de la olla. Es muy poca para otra comida, peco odia tirada. Congele las sobras, y la próxima vez que haga sopa u otro plato que necesite condimento, tome un cubito o dos.

- Si está cocinando un caldo casero, haga una olla extragrande y congele el exceso en bandejas para cubitos de hielo. Tendrá cubitos de caldo para afiadir sabor al instante a platos que quiera hacer después cuando no tenga tiempo para cocinar. Puede hacer lo mismo con media lata de caldo sobrante.

- He aquí lo que puede hacer con la botella de vi no tinto o blanco que quedó a la mitad: congele el vino en cubos que puede usar luego en salsa para pasta, cazuelas o estofados.

 

Escriba su opinión

* campos obligatorios (la dirección e-mail no se publicará)

Autor*

E-mail*

URL

Comentarios*

Código*