Vivir a tope cada día

 Michael Douglas habla de la juventud, del paso del tiempo, de su padre, Kirk Douglas, y de los beneficios de la risa  

 

Jürgen Schmieder 

 

Aunque sepamos que tenemos a Michael Douglas delante nuestro, no podemos evitar ver en sobreimpresión los personajes que ha encarnado a lo largo de su carrera. Cuando sonríe es Gordon Gekko en Wall Street. Con el rostro serio, invoca a Nick Curran de Instinto Básico. Y cuando se ríe de sí mismo, es Sandy Kominsky, que irrumpe directamente en El método Kominsky, en el que Michael Douglas, con 74 años, interpreta a un actor dispuesto a todo por no envejecer. 

 

Reader’s digest: Se dice que quien nunca ha sido un joven estúpido, no será un viejo sabio. 

Michael douglas: Completamente de acuerdo. Lo que también es verdad es que ofrecer juventud a los jóvenes es un auténtico desperdicio. Cuando somos jóvenes, siempre seguimos adelante. Más lejos, cada vez más lejos, a un ritmo endiablado. Y después llega un momento en el que sentimos ganas de tomarnos la vida con más tranquilidad, pero somos incapaces. Por eso digo a los jóvenes: tomaros vuestro tiempo para hacer una pausa y disfrutar de una rosa. 

¡Fácil de decir para ti que has tenido una carrera extraordinaria! 

Todos los actores tienen altibajos. Puede que el papel que deseamos pase por delante de nuestras narices. La primera vez que subí a un escenario (en la universidad) mi padre dictaminó que lo había hecho fatal. 

¡Es duro!

Pero también me dijo: “A partir del momento en que das lo mejor de ti, puedes estar tranquilo: ‘¡Qué se le va hacer, lo he dado todo!’” 

Todavía hoy sigue siendo un buen consejo…

Mi padre me enseñó a trabajar duro y a dar lo mejor de mí. Ahora, nos pinchamos el uno al otro. El otro día le dije: “¿Te das cuenta de que tienes un hijo actor desde hace cincuenta años?” Me contestó: “¡Tonterías! Mi hijo ni siquiera tiene cincuenta años. Si no, ¿qué edad tendría yo?” 

¿Qué más cosas te ha enseñado?

A cuidar mi cuerpo: a hacer deporte y comer sano. Hace unos días lo llamé por teléfono y me dijo: “Espera cinco minutos, ¡estoy sin aliento!” Empecé a inquietarme cuando añadió: “¡Perdona, acabo de salir del gimnasio de casa!” ¡Tiene casi 102 años! He aprendido tarde en la vida hasta qué punto es importante cuidarse si queremos vivir más tiempo. 

Has superado un cáncer, hace siete años.

Estoy en plena forma. Ahora presto más atención a la forma en la que organizo mis jornadas, porque no quiero perderme nada. Otro consejo: rodéate de personas divertidas para tener más oportunidades de reír. 

¿Te ha llegado el momento de mirarte al espejo y decir: “¡Jo... qué mayor estoy!?”

Más bien es el mundo exterior el que me envía estos mensajes… (risas) 

¿Cómo es eso? 

Comencé a recibir guiones en los que me ofrecían papeles de mayor. Entonces me dije: ¿han perdido la cabeza, o qué? Y al final, he terminado por rendirme a la evidencia: estaría fuera de lugar si quisiera seguir interpretando papeles de jóvenes.  

 

-----------------------------

 

MICHAEL DOUGLAS 

Nació el 25 de septiembre de 1944. Su padre, Kirk Douglas, es una leyenda de Hollywood. Se hizo famoso con la serie Las calles de San Francisco. En 1988, su papel de agente de bolsa sin escrúpulos en Wall Street le valió un Oscar. Está casado con la actriz Catherine Zeta-Jones, con la que tiene dos hijos , y tiene otro hijo adulto de un primer matrimonio.

Escriba su opinión

* campos obligatorios (la dirección e-mail no se publicará)

Autor*

E-mail*

URL

Comentarios*

Código*